Más de un centenar de muertos en México por consumir alcohol adulterado

El desabastecimiento generalizado de cerveza y la imposición de la Ley Seca provocan una ola de intoxicaciones en cuatro estados del país

El consumo de alcohol adulterado en México ha provocado al menos un centenar de muertes en las últimas dos semanas. Los casos se han registrado en los estados de Jalisco, Morelos, Puebla y Yucatán, y las autoridades sanitarias los vinculan directamente con el desabastecimiento generalizado de cerveza y la imposición de la Ley Seca en algunas regiones del país donde, ante la falta de alcohol, muchos recurren a recetas caseras que terminan resultando letales. Además de las víctimas, hay al menos 25 personas hospitalizadas por las mismas causas.

Uno de los cuatro estados del país que decretó la Ley Seca por el coronavirus, Puebla, ha sido también uno de los más afectados con 45 fallecidos. El pasado lunes, 20 de ellos asistieron a un funeral donde se brindó con ‘refino’, un destilado de agave local. Cuando las autoridades llegaron al lugar de los hechos, alertados por los letales efectos que la bebida estaba dejando entre los invitados, requisaron más de 200 litros de producto.

A estos fallecimientos se suman otros 17 en Totimehuacán, registrados en las horas posteriores al 10 de mayo, coincidiendo con los festejos por el Día de la Madre. En su caso, la bebida letal resultó ser mezcal adulterado con acetona. El resto de víctimas se reparten entre las localidades de Huaquechula, con 3 fallecidos, Chignahuapán, con 2, y Xochitlán, con 3.

En las inmediaciones del lago de Chapala (considerado el más grande de México), en el estado de Jalisco, al menos 31 personas han fallecido desde la semana pasada tras consumir un alcohol de caña de 96 grados de la marca ‘El Chorrito’ cuya producción, según sospechan las autoridades, habría sido adulterada con metanol. De acuerdo a las primeras investigaciones, los afectados eran vecinos y amigos del turístico pueblo de Ajijic y habían comprado el producto a granel para realizar algún tipo de celebración.

En la localidad de Acanceh, en el estado de Yucatán, se han registrado otras 7 víctimas mortales. Todas ellas compraron, a razón de 70 pesos el litro (3 euros), un licor adulterado con anticorrosivo que, al ingerirlo, les provocó ceguera, vómitos, secreción de espuma por la boca y malestar estomacal. Martín, señalado por los vecinos como vendedor del producto, ya ha sido detenido. También se le han decomisado 3 litros del mortal líquido que vendía en las calles de la localidad yucateca.

Los últimos casos conocidos se han registrado en el estado de Morelos y las autoridades los vinculan directamente a los festejos por el Día de la Madre. En total hay 29 víctimas repartidas en tres localidades diferentes, aunque todas ellas habrían ingerido el mismo producto: ‘Amargo’, un mezcal local.

Las fábricas cerveceras mexicanas llevan ya un mes completamente paralizadas por la pandemia. El Gobierno nunca consideró que su actividad fuera esencial y, por lo tanto, una vez consumido el stock disponible, el desabastecimiento del producto se ha generalizado en buena parte del país. A esta situación se une la imposición de la Ley Seca en cuatro estados y en 9 alcaldías de la Ciudad de México.

Además, en otras regiones, como la Sierra de Jalisco, las autoridades locales están imponiendo restricciones parciales a la venta de alcohol. La falta de acceso a bebidas embriagantes autorizadas durante las semanas de aislamiento ha provocado, a tenor del centenar de muertes registradas en los últimos días, que muchos mexicanos recurran a bebidas adulteradas que han demostrado ser incluso más letales que el propio coronavirus.

Compartir

Publicidad