Atacante de Highland Park admitió haber disparado contra el desfile y había contemplado cometer otro tiroteo en Madison, Wisconsin, según autoridades

(CNN) — El atacante de la masacre del desfile del cuatro de julio en Highland Park, Illinois admitió haber llevado a cabo el ataque que terminó con la vida de siete personas y dejó a decenas más heridas, según afirmaron los fiscales en la corte este miércoles.

Robert E. Crimo III, de 21 años, dijo a las autoridades en una declaración voluntaria que “miró por la mirilla, apuntó y abrió fuego” contra los transeúntes, vaciando dos cargadores de 30 balas antes de cargar su arma con un tercero y disparar de nuevo, afirmó el fiscal adjunto del estado del condado de Lake, Ben Dillon, durante una audiencia virtual de fianza.

Un juez ordenó que Crimo, que compareció en la audiencia vestido de negro, permaneciera detenido sin fianza por siete cargos de asesinato en primer grado. Una condena resultaría en una sentencia de cadena perpetua sin libertad condicional, pero se podrían presentar más cargos en el futuro, dijo el fiscal estatal del condado de Lake, Eric Rinehart.

“Por cada individuo que fue herido, la gente puede anticipar un cargo de intento de asesinato, así como un cargo de agresión agravada con un arma de fuego”, dijo Rinehart en una conferencia de prensa después de la audiencia. Y añadió: “Cada vez que dispara una bala contra una persona, está cometiendo un delito de descarga agravada de un arma, tanto si le da a alguien como si no. Habrá muchos más cargos en las próximas semanas”.

A Crimo se le nombró un abogado de oficio y deberá comparecer de nuevo ante el tribunal el 28 de julio.

Según las autoridades, el atacante abrió fuego desde el techo de un negocio de Highland Park cuando el desfile estaba en marcha poco después de las 10 de la mañana, tiempo del centro, del lunes.

Crimo se vistió con ropa de mujer para ocultar su identidad y utilizó maquillaje para cubrir sus tatuajes, según creen los investigadores. Abandonó el techo y se mezcló con la multitud que huía, dijo previamente el portavoz del Grupo Especial de Delitos Graves del Condado de Lake, Chris Covelli.

Cinco personas que recibieron disparos en el desfile fueron declaradas muertas en el lugar de los hechos, según las autoridades, y dos personas hospitalizadas sucumbieron a las heridas. Un total de 39 pacientes fueron trasladados a centros médicos “en ambulancia o por otros medios”, según Jim Anthony, del Sistema de Salud de la Universidad de NorthShore, y dos pacientes seguían hospitalizados hasta el miércoles por la tarde.

El video de vigilancia del lugar de los hechos mostraba a una persona corriendo hacia el oeste con una bolsa negra al hombro inmediatamente después del tiroteo, dijo Dillon el miércoles, al describir los acontecimientos del 4 de julio. Mientras el individuo corría, un objeto envuelto en tela cayó al pavimento. El sujeto dejó el objeto y siguió corriendo.

Cuando fue recuperado, las autoridades identificaron el objeto como un rifle semiautomático Smith & Wesson M&P15, dijo Dillon. Había un cartucho en la recámara, pero no había ningún cargador insertado.

En la azotea, los investigadores recuperaron los tres cargadores de 30 balas y 83 casquillos, dijo Dillon.

Compartir

Publicidad