“Un cambio cruel e injusto”: el servicio de inmigración revisa peticiones de acción diferida pendientes al 7 de agosto

La decisión de dejar de considerar la acción diferida para solicitantes no militares afecta –en algunos casos– el freno temporal de la deportación de padres indocumentados con hijos que sufren enfermedades graves.

El servicio de inmigración anunció este lunes que reabrirá casos de ‘acción diferida’ no militares que estaban pendientes al 7 de agosto, y que en el curso de esta semana enviará cartas a los beneficiarios del programa que habían solicitado una prórroga de sus permisos de permanencia.

“El 7 de agosto se dejó de considerar la acción diferida para solicitantes no militares”, dijo la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) en un comunicado. “En ese momento, USCIS envió cartas informando a aquellos que habían solicitado una acción diferida que ya no se estaban gestionando tales solicitudes”, agregó.

La decisión, tomada sin previo aviso, afecta –en algunos casos– el freno temporal de la deportación de padres indocumentados con hijos que sufren enfermedades graves, y puso en peligro la vida de decenas, quizás cientos de niños y adultos, en muchos casos ciudadanos estadounidenses.

“La acción diferida es una forma de alivio temporal de la deportación para inmigrantes vulnerables que a menudo enfrentan circunstancias que amenazan la vida”, dijo la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA). “Este cambio no solo es cruel, sino que también afecta injustamente a individuos cuyos casos estaban pendientes y no habían sido juzgados”, agregó.

RELACIONADOS

Abogados lanzan campaña para que el gobierno revierta decisión de cancelar programas de ‘acción diferida’

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad