Biden aumenta drásticamente la presión sobre Netanyahu, mientras su relación de décadas enfrenta su momento más trascendental

(CNN) — El miércoles, el presidente Joe Biden aumentó de manera drástica la presión pública sobre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, para que ponga fin a la lucha con Hamas que ya se ha extendido durante 11 días, en momentos en que la relación de décadas entre ambos enfrenta una dura prueba.

La Casa Blanca informó que Biden le dijo a Netanyahu «que esperaba una desescalada significativa hoy en el camino hacia un alto el fuego». La declaración fue una señal de que Biden está perdiendo la paciencia con Netanyahu, líder al que conoce desde hace cuatro décadas.

La descripción de la llamada —la cuarta entre el presidente y el primer ministro en la última pasada— reflejó la preocupación creciente en la Casa Blanca por el conflicto. Previamente, funcionarios del Gobierno habían dicho que su objetivo era mantener la presión sobre Israel limitada a conversaciones privadas. Pero eso parece haber cambiado luego de que la Casa Blanca revelara públicamente que Biden había fijado una fecha límite corta para que se redujera la violencia.

La Casa Blanca no especificó qué sería una «desescalada significativa». Y Netanyahu, en declaraciones luego de visitar un centro de comando de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) el miércoles, dijo que estaba «decidido a continuar esta operación hasta que se logre su objetivo: restaurar la tranquilidad y la seguridad para ustedes, ciudadanos de Israel».

«Cada día que pasa estamos atacando más capacidades de las organizaciones terroristas, apuntando a más comandantes de alto rango, derribando más edificios terroristas y golpeando más arsenales de armas», dijo en un video publicado en Twitter fuera del centro de comando de las FDI. Netanyahu agregó que agradece «especialmente el apoyo de nuestro amigo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden», sin mencionar la nueva fecha límite de Biden.

En la llamada, que tuvo lugar el miércoles temprano en la mañana, el presidente adoptó un tono directo y firme, según una persona informada sobre el asunto. En respuesta, Netanyahu no hizo ningún compromiso específico de reducir la violencia.

Compartir

Publicidad